Los toros y la corrida

Los toros y la corridaLos toros
El toro, nadie puede dudarlo, es uno de los ejes sobre los que giran las fiestas en Pamplona, y así viene siendo desde tiempos inmemoriales. Llega bajo la luz de la luna a la ciudad, cruzando el río Arga, hasta los corrales de Santo Domingo; se hace señor de las calles a la mañana siguiente y, ya por la tarde, sobre la arena de la plaza, participará en el rito de la vida y la muerte.
Un ciclo que se repite año tras año y que ha dado a Pamplona, a sus fiestas, una singularidad reconocida por quienes las hayan vivido.
Los Sanfermines y los toros, unidos en ese crisol que es Pamplona, hacen de estas fiestas un espectáculo inimaginable en cualquier otro lugar del mundo.

Corrida
Los espectáculos de toros siempre estuvieron ligados a las fiestas de Navarra y a las de Pamplona específicamente. Algunos autores sostienen que ya en el siglo XII, siendo rey García “El Restaurador”, tuvieron lugar acontecimientos taurinos. Otros, como Yanguas y Miranda, sitúan la primera corrida documentada en 1385, celebrada por orden y encargo del monarca Carlos II. Su sucesor, Carlos III, también fue entusiasta de estos espectáculo. En origen, la asistencia a estos fastos, estaba reservada a la realeza y los nobles, si bien eran simultaneados con el desarrollo de festejos populares, similares a las capeas que hoy siguen desarrollándose en muchos pueblos.

Hasta 1842 la plaza del Castillo, habilitada al erecto, sirvió de circo taurino donde se lidiaban las reses. En 1843 se construyó en el espacio denominado parcela de Charón (inmediaciones del actual Teatro Gayarre) un primer coso con aforo para ocho mil espectadores aproximadamente. Por deficiencias de estructura fue demolido y levantada en su lugar una segunda plaza en 1852. Su vida se prolongó hasta el 10 de agosto de 1921, fecha en la que un incendio, al parecer provocado, la destruyó completamente.

El 7 de julio de 1922 se inaugura la plaza de toros que ha llegado hasta nuestros días. Construida en diez meses y con capacidad para 13.500 espectadores, tuvo además la particularidad de ser el primer coso de España fabricado con hormigón armado. En el año 1967 acometió una reforma de ampliación que le permitió alcanzar las 19.500 localidades actuales.

www.abc.es

UA-56804869-5